Mejores libros recomendados

Tu compañero de lecturas (y aventuras)

¿Quieres descubrir tu próximo libro favorito? MejoresLibrosRecomendados.com te muestra el camino

Trufas para el comisario

Pierre Magnan

Sinopsis en una frase

«El comisario Laviolette es enviado a un pintoresco pueblo de la Alta Provenza donde alguien está haciendo desaparecer jipis, en una novela noir rural llena de intriga y humor, que nos sumerge en el ambiente campesino de la región y nos presenta personajes peculiares, supersticiones antiguas y una cerda trufera llamada Rosaline.»


Resumen:
Trufas para el comisario de Pierre Magnan

Esta novela, titulada «Le commissaire dans la truffière» y publicada en 1978, ha sido traducida al español por Susana Prieto Mori y tiene una valoración muy recomendable. La portada del libro destaca por su diseño atractivo, en el cual se muestra una cerda trufera llamada Rosaline que juega un papel importante en la trama de la historia. La novela se desarrolla en un pintoresco pueblo de la Alta Provenza llamado Banon, en el que alguien está haciendo desaparecer jipis de la zona. Esto genera preocupación, especialmente porque algunos de los desaparecidos son hijos de «buenas familias», por lo que el comisario Laviolette, nativo de la región, es enviado al pueblo para resolver el caso.

En esta novela, nos encontramos con un thriller criminal en un entorno rural, que va más allá de ser simplemente una ambientación, ya que la región de la Alta Provenza es la misma en la que nació el autor, Pierre Magnan. Esto se refleja en el retrato costumbrista que se presenta en la historia, sin caer en la complacencia chovinista, demostrando así un verdadero amor por su tierra. Asimismo, esta conexión con la región ha llevado a que se asocie la obra de Magnan con la del escritor Jean Giono, quien también es originario de la misma localidad. En cuanto al estilo del autor, se puede decir que se encuentra entre dos escritores de novela policíaca: Simenon y Fred Vargas, aunque el comisario Laviolette es menos circunspecto que Maigret y menos difuso que Adamsberg.

La editorial Siruela ha tomado una excelente decisión al rescatar los casos de este comisario para el lector de habla hispana, ya que se trata de historias que se desarrollaron en las décadas de 1970 y 1980. Aunque el libro tiene un toque vintage, reflejado en los personajes hippies y los coches de la época, y el estilo del autor puede resultar un tanto alambicado en algunos momentos, la novela ofrece mucho más que solo la desaparición de jipis. Encontraremos infidelidades campesinas, disputas familiares, supersticiones antiguas, fórmulas de brujería, sepulcros hugonotes, truferos y rebaños de ovejas, destacando la presencia de una cerda de ciento ochenta kilos que se robará el protagonismo. Definitivamente, esta novela merece estar en la portada del libro.

Opinión Personal / Crítica

En mi opinión, «El comisario en la trufera» es una novela muy recomendable para aquellos que disfruten de los thrillers criminales con un toque rural. El autor, Pierre Magnan, logra crear una atmósfera envolvente y pintoresca en el pintoresco pueblo de Banon, en la Alta Provenza. La novela no solo se limita a la ambientación, sino que también muestra un profundo conocimiento y amor por la región, lo que le da un toque de autenticidad al retrato costumbrista que se presenta.

La trama en sí es intrigante, con desapariciones misteriosas de hippies y un comisario de policía enviado a resolver el caso. Aunque en un principio no parece haber un hilo conductor claro, la historia va tomando forma a medida que avanza y las piezas del puzle se van encajando. La narrativa de Magnan es rica en detalles y su estilo tiene un toque nostálgico y sutilmente irónico, lo que crea un ambiente acogedor y a la vez intrigante. Además, los personajes están bien construidos y resultan interesantes de seguir, desde el comisario Laviolette hasta la cerda trufera Rosaline, que desempeña un papel importante en la trama.

Por otro lado, debo mencionar que esta novela tiene un aire vintage, tanto en los personajes como en los escenarios, lo que puede resultar atractivo para algunos lectores pero puede desalentar a otros que busquen una historia más contemporánea. Además, el estilo del autor, aunque encantador, puede resultar un poco alambicado en algunos momentos. Sin embargo, considero que estos aspectos no son suficientes para restar valor a la historia en general.

Pierre Magnan logra recrear una atmósfera única en la Alta Provenza, con personajes interesantes y una trama intrigante. A pesar de su estilo vintage y algunas ocasiones en las que se vuelve un poco alambicado, esta novela ofrece un entretenimiento sólido y una experiencia de lectura gratificante.

En pocas palabras….

Nos ha gustado…

Uno de los puntos positivos por los que merece la pena leer esta novela es su cautivadora ambientación en el pintoresco pueblo de Banon, en la Alta Provenza. El autor, Pierre Magnan, nacido en la región, logra transmitir un retrato costumbrista auténtico y lleno de cariño hacia su terruño. A través de su pluma, somos transportados a una región llena de encanto y belleza, donde se entrelazan antiguas supersticiones, tradiciones rurales y paisajes idílicos. Esta cuidada descripción del entorno se convierte en una parte fundamental de la trama y nos sumerge por completo en la historia, haciéndonos sentir como si estuviéramos caminando por las estrechas calles de Banon mientras acompañamos al comisario Laviolette en su investigación. Sin duda, esta atmósfera campestre y evocadora es un verdadero punto fuerte de la novela que la convierte en una lectura altamente recomendable para aquellos que buscan sumergirse en un mundo rural lleno de encanto y misterio.

No nos ha convencido…

Sin embargo, hay un aspecto negativo de esta novela que puede hacer que no merezca la pena leerla. Aunque el estilo del autor está impregnado de una sorna suave y una ironía maliciosa pero bienhumorada, en ocasiones se vuelve un poco alambicado. Esto puede dificultar la fluidez de la lectura y hacer que el lector se desconecte de la trama. A pesar de esto, la novela ofrece un retrato costumbrista genuino de la región de la Alta Provenza, con personajes peculiares y una trama intrigante que mantendrá al lector enganchado hasta el final. Además, la presencia de una cerda trufera llamada Rosaline le da un toque original e interesante a la historia.


25 Comentarios

En mejoreslibrosrecomendados.com, nos encanta que los lectores participen y expreses tus opiniones. Tu voz es importante para nosotros. Siéntete libre de comentar y compartir tus ideas sobre este libro. Esperamos con interés tus comentarios.


    1. Vaya, parece que alguien no aprecia la creatividad y diversidad en la literatura. Afortunadamente, hay lectores que disfrutan de la combinación de comida y crímenes. Todos tenemos gustos diferentes, ¿no? ¡A disfrutar de nuestras lecturas favoritas!

    1. No, definitivamente las trufas son mucho más sofisticadas y elegantes para el comisario. Los donuts son para los detectives de pacotilla. ¡Vamos, no compares! 🍩👮‍♂️

    1. ¿En serio? ¿Trufas para el comisario? ¡Qué sorpresa! Pero bueno, supongo que la corrupción no tiene límites. Aunque me pregunto si al menos disfrutó de ese festín mientras arruinaba vidas y traicionaba la confianza del pueblo.

    1. ¡Para gustos, los colores! Las trufas son una delicia irresistible, su sabor y textura son incomparables. Pero no te preocupes, cada quien tiene sus preferencias. ¡Disfruta tu helado! 🍦😉

    1. Vamos, relájate un poco. Es solo una referencia humorística. No hay necesidad de tomarlo tan en serio. La vida se disfruta más cuando se puede apreciar un poco de sarcasmo. ¡Saludos!

    1. Vaya, qué lástima que no aprecies el placer de sumergirse en un buen libro. Aunque el siglo XXI nos brinde muchas opciones, nada reemplaza la magia de las historias escritas. ¡Pero bueno, cada quien con sus gustos!

    1. Vaya, qué ocurrencia tan original. Puede que un helado de pistacho sea innovador, pero las trufas para el comisario podrían ser un símbolo de lujo y distinción. A veces, lo clásico también tiene su encanto.

    1. ¿Trufas para el comisario? ¿En serio? Me parece una idea ridícula y totalmente fuera de lugar. ¿No hay temas más interesantes de los que hablar? Vamos, ¡seamos realistas! ¿Alguien más tiene algo más interesante para aportar?

    1. Vaya, parece que no estás muy convencido de la idea. Aunque suene absurdo, a veces un gesto amable puede ayudar a suavizar tensiones. Tal vez las trufas no solucionen todo, pero pueden ser un primer paso hacia la reconciliación. ¡Nunca se sabe!

    1. Las trufas no son solo chocolates, son un placer para los sentidos. Su delicioso sabor y textura exquisita hacen que valga la pena el revuelo. ¡No hay que subestimar el poder de un buen postre! 🍫😉

    1. ¡Para gustos, los colores! Aunque las trufas pueden ser un manjar exquisito, no hay nada como una deliciosa pizza y una cerveza bien fría para disfrutar. Cada quien tiene sus preferencias, ¡y eso es lo que hace que el mundo sea interesante! 🍕🍺 #CadaLocoConSuTema

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Apreciamos tu participación, y te pedimos que respetes nuestras normas. Recuerda que los campos marcados con * son obligatorios.