El Murciélago – Jo Nesbo El inicio de la saga del detective Harry Hole

El Murciélago de Jo Nesbo

Lo confieso, llegué al Murciélago tras una complicada carambola motivada por la – a priori – horrible adaptación del Muñeco de Nieve que pulula por nuestras salas de cine. La idea inicial era concentrarme en la lectura de la obra homónima del famoso escritor noruego Jo Nesbo, pero una cosa llevó a la otra y por aquello de no perderme ningún detalle decidí empezar la saga por sus inicios. Por el libro que imagino llevó a la fama al aclamado detective Harry Hole de la unidad de homicidios de Oslo.

Una obra juvenil
Y lo que me encontré fue con una obra que solo se me ocurre catalogar con la etiqueta de juvenil. O de semi-juvenil si el lector quiere una licencia un poco más amplia. Porqué fuera del montón de datos curiosos que aprendí sobre Australia – puede que el libro sea una lectura perfecta para abordar un interminable viaje en avión al continente austral- la obra deja con cierto sabor de superficialidad. Cierto es que se trata de un best-seller y que uno tiene la sensación de cierta contención en la pluma de Nesbo, pero aún así hay demasiado de best-seller en el libro y poco de novela negra. Y no por la falta de detalles macabros o de ambientes decadentes. El problema radica más bien en la textura. En los matices.

Sobre el autor
Aún así, el Murciélago no es un mal libro. Cierto es que tras investigar un poco la figura de Nesbo, descubres que ya era un personaje famoso en Noruega antes de escribir la obra. Y que probablemente, por criticable que sea el manuscrito, este continúe con un puesto de oro en las listas de best-sellers al ser la gran puerta de entrada al resto de obras sobre Harry Hole (a las que sobra decir espero un poco más).

El Murciélago es entretenimento. Líneas maestras sobre el que es ya un personaje mítico. Y muchos, muchos, muchos, muchos, muchos datos sobre la vida australiana.

Deja una respuesta