Mejores libros recomendados

Tu compañero de lecturas (y aventuras)

¿Quieres descubrir tu próximo libro favorito? MejoresLibrosRecomendados.com te muestra el camino

Sexo solitario

Thomas Laqueur

Sinopsis en una frase

En «La masturbación como problema: una historia cultural», Thomas Laqueur explora cómo la masturbación pasó de ser una práctica ignorada durante siglos a un tema central en la educación, medicina y psiquiatría a partir del siglo XVIII, a través del análisis de un panfleto publicado en 1712 que demonizaba sus supuestos males físicos y psicológicos.


Resumen:
Sexo solitario de Thomas Laqueur

En «Solitary Sex. A Cultural History of Masturbation», Thomas Laqueur explora la historia cultural de la masturbación, centrándose en cómo se ha percibido y tratado esta práctica a lo largo de los siglos. Laqueur se enfoca en la presencia de la masturbación en los discursos científicos y morales, ya que es a partir de este punto que se considera un problema. Sorprendentemente, el autor sitúa el inicio de este enfoque en 1712, con la publicación de un libro titulado «Onania, o el abyecto vicio de la autopolución». Este panfleto anónimo fue el primero en asociar la masturbación con múltiples males físicos y psicológicos, presentándola como una adicción vergonzosa que debía ser eliminada mediante productos milagrosos.

A pesar de ser solo uno de muchos panfletos de la época, «Onania» alcanzó un éxito sin precedentes, siendo traducido a varios idiomas y reeditado con cartas de lectores confesando su «vicio secreto». Esto marcó un cambio fundamental, ya que la masturbación pasó de ser un tema ignorado durante siglos a convertirse en una preocupación central en la educación, la medicina y la psiquiatría. Curiosamente, fueron las mentes ilustradas de la época las que lideraron la cruzada contra esta práctica, mientras que la moral cristiana no le prestó mucha atención hasta tiempos más recientes.

Laqueur intenta explicar este cambio de perspectiva a lo largo del libro, pero antes de hacerlo, repasa las diferentes soluciones que se han propuesto a lo largo de la historia sin llegar a una conclusión satisfactoria. Además, el autor no profundiza lo suficiente en el cambio de consideración de la masturbación en el siglo XX. Aunque logra su objetivo de explorar la historia cultural de la masturbación, su enfoque puede resultar un poco agotador y no alcanza el nivel de profundidad que se encuentra en obras como «Testo Yonqui» de Preciado. Sin embargo, aquellos interesados ​​en la construcción social del sexo encontrarán en «Solitary Sex» un análisis detallado e informativo.

Opinión Personal / Crítica

En «Solitary Sex. A Cultural History of Masturbation», Thomas Laqueur cumple su promesa de ofrecer una historia cultural de la masturbación, centrada en cómo se ha considerado este acto a lo largo del tiempo. Es interesante ver cómo Laqueur sitúa el comienzo de la preocupación por la masturbación en el año 1712, con la publicación de «Onania», un panfleto que advertía sobre los supuestos peligros y enfermedades asociadas a esta práctica. Resulta curioso cómo algo que pasó desapercibido durante siglos de repente se convirtió en un tema central para la educación, la medicina y la psiquiatría.

Sin embargo, a pesar de la interesante premisa del libro, me resultó un poco agotador leerlo. Laqueur pasa mucho tiempo repasando las distintas soluciones y enfoques que se han dado a la cuestión de la masturbación, lo que puede hacer que la lectura se vuelva tediosa. Además, sentí que la parte en la que trata el cambio en la percepción pública de la masturbación a lo largo del siglo XX fue insatisfactoria y no estuvo a la altura de lo que se podría esperar. En comparación con la obra de Preciado, «Testo Yonqui», Laqueur no logra proporcionar una visión tan completa y profunda.

A Cultural History of Masturbation» es un libro que cumple con su objetivo de ofrecer una perspectiva cultural sobre la masturbación, pero que puede resultar agotador en su exposición y que deja la sensación de que faltan aspectos importantes por explorar. Aunque es interesante conocer cómo ha evolucionado la visión de la sociedad hacia esta práctica a lo largo de la historia, hay otros libros que abordan el tema de manera más completa y satisfactoria.

En pocas palabras….

Nos ha gustado…

El libro «Solitary Sex. A Cultural History of Masturbation» de Thomas Laqueur merece la pena leerlo por su exhaustivo análisis sobre la evolución cultural y moral de la masturbación a lo largo de la historia. A través de su investigación, Laqueur revela cómo esta práctica, que durante milenios pasó desapercibida, se convirtió repentinamente en un tema central para la educación, la medicina y la psiquiatría en la época de la Ilustración. El autor logra explicar este cambio de percepción de manera clara y detallada, ofreciendo una perspectiva única sobre un tema tabú en la sociedad.

No nos ha convencido…

Un aspecto negativo de este libro es que resulta agotador leer las diversas soluciones que se han dado a la cuestión de la masturbación a lo largo de la historia. El autor pasa mucho tiempo examinando las diferentes perspectivas y mostrando su insuficiencia, lo que puede hacer que la lectura se vuelva tediosa. Además, la forma en que Laqueur aborda el cambio en la consideración pública de la masturbación durante el siglo XX no resulta tan satisfactoria como uno esperaría. En comparación con otros libros como «Testo Yonqui» de Preciado, la explicación que ofrece Laqueur no es tan completa ni profunda.


26 Comentarios

En mejoreslibrosrecomendados.com, nos encanta que los lectores participen y expreses tus opiniones. Tu voz es importante para nosotros. Siéntete libre de comentar y compartir tus ideas sobre este libro. Esperamos con interés tus comentarios.


    1. Jajaja, definitivamente, no hay nada como una fiesta de pijamas con amigos para divertirse. ¡Pero no subestimes el poder del sexo solitario! A veces es justo lo que necesitamos para relajarnos y consentirnos a nosotros mismos. ¡Cada uno tiene su propia forma de disfrutar!

    1. Totalmente de acuerdo. La autoexploración es esencial para el crecimiento personal. No deberíamos juzgar a los demás por cómo eligen explorar su sexualidad. Cada uno tiene derecho a encontrar su propia satisfacción y placer.

    1. Cada autor tiene la libertad de elegir los temas que desea explorar en su obra. Si no te interesa el sexo solitario, simplemente busca otro autor o tema que te resulte más atractivo. No puedes imponer tus preferencias a los demás.

    1. Vaya, vaya, parece que alguien ha descubierto una forma muy peculiar de autosatisfacción. Cada quien con sus gustos, supongo. Aunque debo decir, la compañía humana tiene su encanto. ¡Pero bueno, cada loco con su tema!

    1. Cada quien tiene sus preferencias y gustos. No juzgues sin entender. El sexo solitario puede ser una experiencia íntima y placentera para algunas personas. Respeta y no impongas tus propias limitaciones en los demás.

    1. Jajaja, parece que estás buscando consejos para tu tiempo libre, amigo. No sé si haya una guía específica para eso, pero te aseguro que tu imaginación es el límite. ¡Diviértete explorando! 😉

    1. ¡Vaya, vaya! Parece que alguien está disfrutando del sexo en soledad. Cada uno a lo suyo, ¿no? Pero no olvides que la compañía también tiene su encanto. ¡Quién sabe, tal vez encuentres algo más que satisfacción en solitario! 😉

    1. Cada quien tiene sus gustos y preferencias, no hay por qué juzgar. Si Laqueur se siente cómodo y disfruta de su sexualidad solitaria, ¿qué problema hay? No deberíamos sentirnos incómodos por algo tan natural. Vive y deja vivir.

    1. No exagera, simplemente aborda un tema tabú que muchos prefieren ignorar. Es importante tener una perspectiva abierta y comprender que cada persona tiene sus propias experiencias y necesidades.

    1. Vaya, parece que alguien está un poco desinformado. El alboroto no es por el acto en sí, sino por el hecho de que Laqueur lo haya hecho público. La vida privada de cada uno es su asunto, pero no todos necesitamos saberlo.

    1. Totalmente de acuerdo. El sexo solitario puede ser una experiencia íntima y liberadora. Es importante explorar nuestra sexualidad sin tabúes ni prejuicios. Cada quien tiene el derecho de descubrirse y disfrutarse a sí mismo. #SexoSinTabúes

    1. Respeto tu opinión, pero creo que la exploración sexual no se limita al sexo solitario. Las experiencias compartidas pueden ser igualmente enriquecedoras y nos permiten aprender de otros.

    1. Vaya, cada quien tiene sus preferencias y formas de satisfacción. Pero, personalmente, creo que la conexión íntima con otra persona añade un nivel de intimidad y placer que no se puede alcanzar en la soledad. ¡Cada experiencia es única! 🌟🔥

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Apreciamos tu participación, y te pedimos que respetes nuestras normas. Recuerda que los campos marcados con * son obligatorios.